Contáctenos
Escrito por Charlene Gilardi
14 febrero 2019

 

 

El futuro no se prevé, se prepara. Al acompañar a los estudiantes en su educación y orientación, preparamos nuestras empresas del mañana. Por eso es importante desarrollar las relaciones entre las escuelas y las empresas..

Informar a los estudiantes de secundaria y bachillerato sobre los sectores de actividad y oficios les permite realizar elecciones más fundamentadas sobre su futuro. Gracias a esto pueden confirmar su elección o descubrir nuevas vocaciones.

El desarrollo de las relaciones entre las escuelas y las empresas constituye un intercambio de conocimientos. Además, brindan a estudiantes y profesores la oportunidad de descubrir o redescubrir los sectores industriales y los oficios.

Actividades de sensibilización variadas

Estas actividades están destinadas a desarrollar el interés de los estudiantes de secundaria y bachillerato para ayudarlos en su proyecto o a elegir su orientación profesional. Cerca de un centenar de actividades se organizan en toda Francia:

    • visitas a empresas o exposiciones;
    • intervenciones de profesionales en las clases;
    • concursos.

La semana Escuela-Empresa, por ejemplo, nació del deseo de acercar el mundo educativo al de la empresa. Todo ello con el fin de preparar la integración de los jóvenes en el mundo laboral. Esta semana se organiza desde el año 2000 en colaboración con el MEDEF (Movimiento de Empresas de Francia). Su propósito es que los estudiantes de secundaria y bachillerato descubran el mundo de la empresa. Esta semana de descubrimiento permite a los estudiantes informarse y tener una visión más clara de cómo funciona una empresa.

La 18.ª edición, que tuvo lugar del 20 al 24 de noviembre con el tema «Mi territorio: economía, empleo, oficios, ¿qué ventajas?» ». En esta ocasión, nuestro presidente, Eric DEWINTER asistió a la escuela secundaria Blaise PASCAL de Charbonnières para presentar nuestra empresa.

Integración de los ESTUDIANTES en la empresa

Una vez que ha elegido su orientación profesional, un estudiante puede, durante su formación, entrar en una empresa a través de unas prácticas o con un contrato de aprendizaje.


Estas dos fórmulas suelen ser obligatorias para obtener un diploma y están previstas en el programa de enseñanza del estudiante. Le permiten poner en práctica los conocimientos adquiridos en clase. La duración y la periodicidad varían según la formación seguida o el establecimiento.

Estas inmersiones dentro de las empresas son buenas maneras de facilitar su integración en la vida laboral y tomar conciencia de los valores positivos de la empresa. Le dan la oportunidad al estudiante de aplicar las materias vistas durante las clases.

 

Ventajas para las empresas

Aunque las ventajas para los estudiantes ya no se deben demostrar, las empresas todavía son un poco reticentes a la idea de recibir a un estudiante. Después de unos años difíciles, sin embargo, el aprendizaje ha aumentado un 1,9 % en comparación con 2015.

Con todo, la integración de un estudiante aporta a la empresa mano de obra a un coste atractivo. Efectivamente, un estudiante con contrato de aprendizaje, por ejemplo, cobrará entre el 25 % y el 78 % del SMIC. También hay ayudas disponibles para promover este tipo de contrato.

El estudiante también brinda una nueva mirada para la organización y el trabajo de la empresa. Puede dar una opinión externa y aportar sus conocimientos, especialmente sobre las nuevas formas de trabajo y las nuevas herramientas. Para la empresa y el estudiante puede convertirse en una relación real de ventaja mutua.

Por ejemplo, Locabri ha contratado a varias personas después de sus prácticas y/o contratos de aprendizaje. La última contratación se produjo en enero de 2017 para un puesto de comprador.

 

Háganos saber lo que pensó sobre este artículo

Escriba su comentario a continuación

Otros articulos